13-06-2007

Los representantes de los gobiernos de la UE no han alcanzado el consenso necesario para eliminar las sanciones diplomáticas contra el régimen cubano y han optado por mantener la política actual hacia la isla, escribe el diario Lidové Noviny.

Ante la revisión de la Posición Común hacia Cuba, que los ministros prevén realizar el próximo lunes, la Presidencia de turno, que ejerce Alemania, había propuesto eliminar las sanciones de forma unilateral, con el fin de propiciar la normalización del diálogo con La Habana.

No obstante, en la reunión de este martes del Comité para América Latina (COLAT), dependiente del Consejo de la UE, varios países, entre ellos Reino Unido, Suecia, República Checa, Irlanda y Bélgica, plantearon objeciones a la propuesta alemana.

Dichos países opinan que la UE no debería proceder a la eliminación incondicional de las sanciones, sino supeditarla a la normalización previa de las relaciones.

Los países partidarios del diálogo, liderados por España, replicaron que tal condición no sería aceptada por La Habana. Por su parte, la República Checa insiste en que las sanciones contra el régimen de Cuba deberían mantenerse, destaca el periódico Lidové Noviny.

La antigua Policía Política (StB) seguía los pasos del economista Václav Klaus, actual presidente de la República, informa en primera página el diario Mladá Fronta Dnes.

Los agentes de la Seguridad del Estado censuraban la correspondencia de Klaus, tenían sistemas de escucha en su casa y en su oficina, al tiempo que allanaron su oficina, se dice en el expediente al que tuvo acceso el diario Mladá Fronta Dnes.

Jiri Cunek con sus hijas (Foto: CT)Jiri Cunek con sus hijas (Foto: CT) De acuerdo con el rotativo la Policía Política siguió también a la esposa de Klaus y vigilaba a varios de sus vecinos. Infiltraban agentes en los seminarios que impartía el economista y en sus reportes los agentes subrayaban que a Klaus le gustaba el estilo de vida occidental, indica el diario.

Un estudio demoscópico señala que en caso de que se celebraran ahora las elecciones generales, la Democracia Cristiana tendría problemas para lograr el mínimo cinco por ciento indispensable para entrar al Parlamento, escribe el diario Právo.

Según el estudio de la agencia Median, la socialdemocracia y los comunistas podrían conseguir 104 escaños de un total de 200 en la Cámara de diputados.

La pérdida de intenciones de voto en las filas democristianas podría estar vinculada con el caso del líder de dicha agrupación, Jirí Cunek, sospechoso de corrupción, se indica en el estudio publicado por el diario Právo.

13-06-2007