Inestabilidad política después de las elecciones

29-10-2013

La fragmentación del futuro Parlamento y del nuevo Gobierno tras el resultado de las elecciones del viernes y sábado provoca inestabilidad en el escenario político checo. Los medios de comunicación coinciden en que el movimiento ‘ANO 2011’ del multimillonario Andrej Babiš resulta de difícil lectura desde el punto de vista de su proyecto político. El diario Mladá Fronta Dnes, propiedad de Babiš, sostiene que la mejor posible variante de coalición es la integrada por Socialdemócratas, ANO 2011 y el democristiano Partido Popular. Las fisuras en la socialdemocracia, protagonizadas por el líder Bohuslav Sobotka y el vicepresidente de la formación Michal Hašek, obstruyen las negociaciones sobre la formación del nuevo gobierno.