Ciudadanos expresaron su desacuerdo con la Iglesia Católica

06-07-2013

Un centenar de personas se reunieron en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga para manifestar su desacuerdo con el estado actual de la Iglesia Católica. Los presentes expresaron su rotundo rechazo a la ley de restituciones a las Iglesias que quiere indemnizar a las Iglesias por la confiscación de sus bienes durante el comunismo. La protesta fue convocada por algunos grupos cívicos para el día del aniversario de la quema en una hoguera del reformador católico checo, Juan Hus. En la sede del Arzobispado de Praga los manifestantes entregaron una carta dirigida al Papa Francisco, en la que piden que el Sumo Pontífice no acepte los bienes que le serán devueltos a la Iglesia Católica por el Estado Checo. Una de las organizadoras, la escritora Lenka Procházková, afirmó que la ley de restituciones a las Iglesias nunca debió ser aprobada y acotó que los dignatarios eclesiásticos checos se empeñan por participar en el poder y no por servir a Cristo.