Se endurecerán las sanciones por venta de alcohol a menores

21-01-2011

El Gobierno checo acordó aplicar duras sanciones contra los propietarios de locales que vendan alcohol a menores de edad. Según datos del Centro Nacional de Adicciones, los adolescentes checos son los que más bebidas alcohólicas consumen en comparación con los menores de otros países de la Unión Europea.

El consumo de alcohol por parte de los menores es un grave problema. Según reveló un estudio europeo realizado el año pasado, el 48 por ciento de los menores checos de 16 años reconoció haberse emborrachado al menos una vez durante el año 2010. A nivel de toda Europa el promedio es un 39 por ciento.

El Gobierno checo aprobó esta semana un plan de lucha contra el alcohol y las toxicomanías, comprendido hasta el año 2012, que implica también medidas encaminadas a combatir el alcoholismo entre los menores. Estas permiten por ejemplo, sancionar duramente a los propietarios de discotecas, bares y otros locales que vendan alcohol a menores, según recalcó Jindřich Vobořil, coordinador nacional antidrogas.

”Se realizarán controles más frecuentes en las discotecas y otros sitios donde se junta la juventud. En caso de que los inspectores descubran que en algún local se vende alcohol a adolescentes que no hayan cumplido los 18 años, el local podrá ser cerrado por unos cuantos meses y, en caso de repetirse la situación, el propietario del lugar podrá ser privado de la licencia”.

Jindřich VobořilJindřich Vobořil El propietario del local podrá ser sancionado asimismo en caso de que los inspectores descubran en el lugar a niños en estado de ebriedad, sin que el alcohol les haya sido servido allí. Vobořil recordó que por ejemplo en Londres, a los menores les está prohibida la entrada a bares donde se vende alcohol después de las nueve de la noche.

El año pasado, la Policía checa realizó dos grandes operativos nacionales para verificar si se respeta la prohibición de la venta de alcohol a menores. Su resultado fue alarmante. Durante el control efectuado a finales de agosto en numerosos locales, los policías descubrieron a más de 300 niños ebrios, y en una similar acción en diciembre, hallaron a más de 600 niños bajo los efectos del alcohol, sostuvo Eva Kropáčová, portavoz de la Policía de Praga.

”En algunas discotecas y bares los inspectores se encontraron con decenas de niños de 15 y 16 años en estado de ebriedad. A una de las adolescentes de 16 años los médicos le detectaron 3,35 gramos de alcohol por litro de sangre”.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Un estudio de la agencia Median reveló que mientras en el año 2000 bebía alcohol en Chequia de vez en cuando el 37,2 por ciento de los jóvenes entre 14 y 19 años, en 2005 su número se incrementó al 43,45 por ciento y entre los consumidores fueron detectados también niños de 12 años. En 2010 reconoció consumir alcohol ocasionalmente el 58,4 por ciento de los jóvenes checos entre los 12 y los 19 años de edad.

Los médicos insisten en que la sociedad checa es demasiado tolerante frente al consumo del alcohol en general. Afirman que, en el caso de los menores, éste puede afectar su sano desarrollo. Jindřich Vobořil sostiene que, además, el frecuente consumo de bebidas alcohólicas por parte de los niños puede llevar a la adicción al alcohol. Advierte que del alcohol hay un solo paso para comenzar a consumir otras drogas.

21-01-2011