La Policía de Tránsito declara la guerra a los conductores agresivos

04-01-2011

Los conductores agresivos serán sancionados duramente en Chequia a partir de este año. La Policía de Tránsito está decidida a impedir que los choferes que con su conducta amenazan a otras personas sigan circulando por las autopistas y carreteras nacionales.

El proyecto del Ministerio del Interior para endurecer los castigos por serias transgresiones a las normas de tráfico cuenta con el respaldo de la coalición gubernamental. Se prevé que los cambios al sistema de puntos penales que persiguen combatir la creciente agresividad en las carreteras checas serán aprobados por el Parlamento en los primeros meses del presente año, y entrarán en vigor en abril.

A partir de ahora se realizarán más controles especialmente en las autopistas, donde los casos de agresividad a la hora de conducir se registran con mayor frecuencia, según recalcó Leoš Tržil, director de la Policía de Tránsito.

Director de la Policía de Tránsito, Leoš TržilDirector de la Policía de Tránsito, Leoš Tržil “Nos hemos fijado como tarea prioritaria combatir a estos ‘piratas de las carreteras’, ya que la agresividad de algunos conductores amenaza a muchas personas inocentes. Tenemos a disposición 16 automóviles rápidos con cámaras que circularán durante todo el día y aproximadamente la mitad de la noche por las autopistas nacionales”.

Con el cambio del sistema de penalización, el conductor que adelante en la autopista a otro por el lado derecho o amenace a otro cambiando con frecuencia de senda, podrá recibir hasta cinco puntos penales, mientras que actualmente se aplican tres. Siete puntos podrán recibir los conductores que no concedan primeros auxilios al presenciar un accidente de tráfico. El máximo de puntos penales es 12. En caso de reunirlos, la persona pierde la licencia de conducir.

La agresividad de los conductores en Chequia es un fenómeno que se va extendiendo cada vez más. Uno de los últimos casos se ha registrado a finales del año pasado, cuando un chofer de un vehículo que iba por la autopista D1 entre Praga y Brno, adelantó en dos ocasiones a otro coche por el lado derecho y, para castigar al otro que en su opinión iba demasiado lento, al adelantarlo por segunda vez, frenó bruscamente. La agresividad de dicho conductor amenazó la vida de tres adultos y un niño que iban en el otro coche, según destacó Miloslav Čihák, jefe de la Policía de Autopista, de Mirošovice.

”No podemos aceptar semejante forma de conducir con la que peligran las vidas de muchas otras personas, por lo que hemos acusado al conductor agresivo. Se trata de un hombre de algo más de 40 años, ejecutivo de una importante empresa de construcciones y transportes”.

El conductor fue acusado de atentar intencionadamente contra la salud de otras personas, por lo que podría ser condenado a hasta 12 años de prisión.

Los especialistas en seguridad vial respaldan el endurecimiento de los castigos por las transgresiones a las normas de tránsito. Destacan que hace un par de años, los conductores más agresivos y que más violaban las normas en Chequia eran jóvenes entre los 21 y los 25 años de edad. Actualmente la conducta agresiva en las carreteras se ha extendido de tal manera que no tiene a un protagonista típico.

04-01-2011