El Sparta y el Liverpool no se hacen daño en Praga

18-02-2011

El Sparta y el Liverpool firmaron las tablas en la fría noche de Praga, ante unos 20 mil espectadores, en los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League. Un empate sin goles algo desabrido, pero que dejó una certeza: el equipo checo hizo más por encontrar el triunfo. Pero el fútbol no se gana con méritos, sino con goles, que no llegaron.

Foto: ČTKFoto: ČTK Se fue Bony Wilfried, el goleador marfileño, y el Sparta de Praga ha perdido en parte su instinto matador. Así por lo menos quedó demostrado en el primer partido oficial del año para los capitalinos, que no le tuvieron miedo al Liverpool, un gigante en horas bajas. Pero no supieron cómo hacerle daño.

Foto: ČTKFoto: ČTK El explosivo lateral croata Manuel Pamic y el volante Marek Matějovský, todavía a media máquina tras una lesión, fueron los principales ejes ofensivos del actual campeón checo, pero el asedio a la valla defendida por el campeón mundial Pepe Reina, quien se lució en un par de paradas, fue infructuoso.

Por su parte, el arquero checo Jaromír Blažek apenas fue requerido. Lo que demuestra una cosa, como enfatizaba el propio Marek Matějovský: el histórico y temible Liverpool no mostró nada especial en Praga.

Pero me parece que no han mostrado nada especial, foto: ČTKPero me parece que no han mostrado nada especial, foto: ČTK “Seguramente es un resultado que nos puede dar oportunidades para la revancha en Inglaterra. Todos saben que los equipos ingleses siempre juegan con mucha confianza en este tipo de competiciones, sobre todo en casa, pero también fuera, y así vinieron. Pero me parece que no han mostrado nada especial, así que ojalá metamos un gol en Anfield para que pierdan esa confianza”.

El nuevo entrenador del Liverpool, Kenny Dalglish, en su primer partido internacional con el club rojo, que jugó de blanco, supo encontrar aspectos positivos en este traspié de su equipo.

Para mí fue el primer partido europeo y como ya dije, ha sido un honor, foto: ČTKPara mí fue el primer partido europeo y como ya dije, ha sido un honor, foto: ČTK “Es un honor estar a cargo de este equipo en cualquier competencia, pero más si se trata de una europea, por la historia del Liverpool en estos torneos. Y aunque se trate de la Europa League, que no tiene tanto prestigio como la Liga de Campeones, nosotros intentaremos llegar lo más lejos posible, porque no creo que sea un torneo de menor importancia. Para mí fue el primer partido europeo y como ya dije, ha sido un honor”.

El partido de vuelta se juega la próxima semana en Anfield, uno de los recintos sagrados del fútbol. Pero visto lo ofrecido por el Liverpool, con un juego cansino, torpe y sin brillo, el Sparta tiene posibilidades reales de avanzar. Le basta con un empate a un gol.

Foto: ČTKFoto: ČTK A ver si los delanteros recuperan el olfato goleador a tiempo.

Como anécdota queda la bomba de humo que unos hinchas desaprensivos arrojaron al campo durante la segunda mitad, que interrumpió el juego unos minutos, hasta que la visibilidad volvió al estadio de Letná.

18-02-2011