El activista kirguís Azimjan Askarov recibe el premio Homo Homini

09-03-2011

La Organización No Gubernamental Hombre en Emergencia otorgó el premio Homo Homini 2010 al defensor de los derechos humanos kirguís Azimjan Askarov. El activista está recluido en una celda de su país tras ser condenado a cadena perpetua el año pasado en un juicio lleno de irregularidades.

Sherzodbek Askarov, hijo de Azimjan Askarov, foto: ČTKSherzodbek Askarov, hijo de Azimjan Askarov, foto: ČTK Como cada año, la ceremonia de inauguración del festival de cine Un Mundo tuvo su momento álgido durante la entrega del premio Homo Homini que reconoce la labor de alguien en defensa de los Derechos Humanos y la democracia. El reconocimiento recayó en esta ocasión sobre el activista kirguís Azimjan Askarov, director de la Organización No Gubernamental Vozdukh (Aire), que no pudo venir a Praga a recoger el premio por la pena de cadena perpetua que cumple en su país. Pero su hijo, Sherzodbek Askarov, pudo leer el mensaje que su padre le hizo llegar.

“Cuando recibí de mis compañeros la noticia de haber recibido un premio tan alto de una organización como Hombre en Emergencia, tengo que decir que me eché a llorar como un niño. Con palabras no puedo expresar mi alegría. A pesar de los sufrimientos, tengo que decir que no me arrepiento de haber elegido esta senda”, leyó Sherzodbek Askarov.

Foto: ČTKFoto: ČTK La directora artística de Un Mundo, Kateřina Bartošová, explica que, al igual que Askarov, muchos de los cineastas que deberían ser invitados del festival, cumplen penas de prisión.

“Muchos de estos directores no pueden acudir a los festivales en los que se ponen sus cintas porque no les dejan salir de sus países. Y la razón es precisamente porque grabaron películas en las que denunciaban violaciones de los Derechos Humanos. No sorprenderá a nadie que ese es el caso de China, el de Cuba, Birmania, Irán y otros países en los que están encerrados”.

Azimjan AskarovAzimjan Askarov Azimjan Askarov fue detenido en junio de 2010, acusado de participar en los altercados de tipo étnico que enfrentaron a kirguises y uzbecos en el país centroasiático y de ser cómplice del asesinato de un policía.

Tal y como informa la organización Front Line de protección a los defensores de los Derechos Humanos, los días previos a su arresto, Askarov había estado reuniendo información sobre las víctimas mortales y heridos en el conflicto.

El 15 de septiembre, con signos visibles de haber sido golpeado, comparecía Askarov ante la corte que lo condenaba a cadena perpetua en un juicio en el que no se respetó casi ninguna de las garantías para un proceso justo, según las leyes internacionales, ni tampoco las de la antigua república soviética.

La Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Catherine Ashton, expresó entonces su “honda preocupación” por la sentencia, que fue apelada y más tarde confirmada. La decisión sobre una nueva apelación, esta vez al Tribunal Supremo, se pospuso indefinidamente hace un mes.

09-03-2011