Biblioteca Václav Havel tendrá su sede cerca del Castillo de Praga

03-03-2011

La Biblioteca Václav Havel dispondrá finalmente de una sede permanente. Será instalada en el llamado Palacio Junto a la Columna de Drahomíra, situado en la Plaza de Loreto, cerca del Castillo de Praga. Esta semana ha sido presentado en la capital checa el plan para la reconstrucción de ese edificio renacentista, para que pueda servir a su nuevo fin.

Václav Havel, foto: ČTKVáclav Havel, foto: ČTK Creada en 2004 con el fin de reunir los discursos y obras literarias del ex presidente Havel, la Biblioteca Václav Havel se transformó pronto en un establecimiento que ofrece testimonios sobre los acontecimientos más importantes de la historia nacional moderna. No obstante, hubo demoras en encontrar un lugar adecuado para esa entidad cultural. Václav Havel resaltó la importancia de este proyecto.

”La Biblioteca Václav Havel fue surgiendo durante varios años. Al inicio vacilé en aceptar que lleve mi nombre porque no fui yo su fundador, pero con el tiempo me identifiqué con ella. No quiero que sea considerada como un monumento a mi persona. Aunque es cierto que los documentos relacionados con mi trabajo en la disidencia y posteriormente en el cargo presidencial, ofrecen testimonios sobre los últimos 50 años de vida de nuestro país”.

Václav Havel, Zdeněk Bakala y Ricardo Bofill. Foto: ČTKVáclav Havel, Zdeněk Bakala y Ricardo Bofill. Foto: ČTK Los gastos de la reconstrucción del palacio situado en la Plaza de Loreto, que se calculan en millones de euros, serán costeados por el financiero checo Zdeněk Bakala, presidente del consejo de administración de la biblioteca. La obra estará a cargo del arquitecto español Ricardo Bofill, quien dijo en Praga que considera un honor poder realizar este trabajo.

”Bueno, es un honor trabajar para esta institución y dejar el nombre con Havel y Bakala, que son unos clientes y amigos excepcionales, en un trabajo que es realmente refinado y que está en el mundo de la inteligencia y de la excelencia”.

Ricardo Bofill es considerado uno de los más renombrados representantes del estilo posmoderno de la arquitectura contemporánea. Esta no será la primera vez que Bofill realice un proyecto en Praga, aunque sí se tratará de un trabajo especial, según sostuvo.

Edificio de la nueva sede de la Biblioteca Václav Havel, foto: Archivo de la Biblioteca Václav HavelEdificio de la nueva sede de la Biblioteca Václav Havel, foto: Archivo de la Biblioteca Václav Havel ”Bueno, yo he trabajado en Praga y también he trabajado en muchos edificios que ha habido que transformar el uso y respetar la arquitectura. En este palacio hemos tenido una actitud de respeto por los detalles, por todos los elementos, por los materiales, en fin la tarea es tratarlo realmente con un cariño y un respeto especial”.

El arquitecto español afirmó que, en proyectos semejantes, cuando hay que reconstruir y readaptar un edificio histórico, es muy importante respetar la realidad histórico-arquitectónica del lugar. En el caso de la nueva sede de la Biblioteca Václav Havel este aspecto resalta aún más, ya que el edificio se encuentra en la zona histórica de la capital checa, en las proximidades del Castillo de Praga, según destacó Bofill.

Foto: Archivo de la Biblioteca Václav HavelFoto: Archivo de la Biblioteca Václav Havel ”Pero de alguna manera hay que transformar el uso del antiguo palacio en la biblioteca y, por lo tanto, hay que tocarlo y cambiarlo. Pero siempre con estilo muy sencillo y muy de acuerdo con el carácter que yo he querido entender de la institución, y que Havel y Bakala quieren dar a este lugar que quiere mantenerse sobrio, elegante y sencillo. Sin nada de la arquitectura ‘fashion’ que se está haciendo en este momento”.

La nueva sede de la Biblioteca Václav Havel debería estar lista dentro de unos dos años.

El Palacio Junto a la Columna de Drahomíra, situado en la Plaza de Loreto, data del siglo XVI. Su nombre se debe a una antigua leyenda nacional sobre la princesa Drahomíra, que mandó asesinar a su suegra, la reina Ludmila Premislita. El crimen no quedó sin castigo. Un día Drahomíra se hundió en la tierra y cayó al infierno. En el lugar de su desaparición, en la Plaza de Loreto, fue levantada una columna que se conservó allí hasta el año 1725.

03-03-2011