El guitarrista Lubomír Brabec afirma que España es su gran amor

02-02-2009

La guitarra es uno de los instrumentos musicales que, según los especialistas, más ha marcado el desarrollo de la música mundial en los últimos cincuenta años. Este instrumento encontró tierra fértil en numerosos países del mundo, incluida la República Checa. En este Lunes Musical de Radio Praga les presentaremos a Lubomír Brabec, uno de los guitarristas checos más destacados.

Lubomír Brabec toca la guitarra desde los 13 años de edad, según recordó en una entrevista para Radio Praga. Hace poco editó su último CD con sus mayores éxitos, cuya aparición vino motivada por el vigésimo aniversario de su cooperación con la Casa Discográfica checa, Supraphon.

“Con motivo de ese aniversario he tratado de reunir en el nuevo CD composiciones cuya interpretación, a mi juicio, dio los mejores resultados. Escogí música clásica, así como composiciones más modernas e incluí obras de Johann Sebastian Bach, Fernando Sor, Isaac Albéniz, Francisco Tárrega, y también un poco de ritmos de América Latina”, sostuvo Brabec.

Brabec estudió música en el Conservatorio de Pilsen, Bohemia Occidental, y más tarde también en Praga y en Londres, donde se dedicó a la música barroca y renacentista europea. Los primeros éxitos profesionales se presentaron en 1974, el mismo año de haber concluido los estudios. Brabec ganó entonces el premio principal del concurso mundial de guitarra, en París. Poco después Lubomír Brabec grabó un disco con obras para guitarra de compositores españoles y, según afirma, la música española le cautivó, al igual que España.

“Es natural que un guitarrista tenga profunda relación hacia España. Para mí es un amor eterno hacia ese país lo que me ha dado inspiración y nuevos impulsos en la interpretación. Algo parecido me pasa con países de América Latina y me parece que los checos tenemos mucho en común con ellos”, señaló Brabec.

Lubomír Brabec recorrió con su guitarra gran parte del mundo y fue recibido siempre con ovaciones. En repetidas ocasiones actuó en Japón y España, así como en Argentina, Chile y Brasil. Le tocó tocar también en lugares apartados, como en la Antártida, siendo el primer músico del mundo en ofrecer un concierto en ese continente. Lubomír Brabec insiste, no obstante, en que prefiere tocar en las salas de concierto tradicionales.

“Para un músico es significativo actuar en salas concertistas mundiales y cooperar con otros colegas. A mí me tocó acompañar varias veces a la excelente soprano checa, Gabriela Beñačková. Eso ha sido para mí mucho más importante que actuar en la Antártida o a bordo de un barco”, recalcó Brabec.

Lubomír Brabec recibió un sinnúmero de premios nacionales e internacionales por su interpretación en guitarra. Cuenta también con un Disco de Oro por la venta de más de 300 mil álbumes con temas de composiciones barrocas, románticas y contemporáneas. Entre los compositores predilectos de Brabec, figuran los españoles Francisco Tárrega y Joaquín Rodrigo, cuyos temas aparecen con frecuencia tanto en los álbumes del guitarrista checo como en los programas de sus conciertos.

02-02-2009