Los checos se van acostumbrando a tomar agua del grifo

02-12-2010

Cada vez más checos toman agua del grifo. Quizás sea porque siguieron el ejemplo de los extranjeros que llegan a Chequia y suelen pedir agua de grifo en los restaurantes y cafeterías. Puede ser también porque el agua potable es rigurosamente controlada por los especialistas. Lo cierto es que el agua -voda- será el tema de la presente lección de checo en Radio Praga.

Foto: Ozan Uzel / Stock.XCHNGFoto: Ozan Uzel / Stock.XCHNG El otro día fui a tomarme un café a una cafetería y el mozo -číšník- me preguntó: ¿Puedo ofrecerle agua gasificada –minerálku- o agua del grifo -vodu z kohoutku-?

Bueno, yo no le veo nada especial a esa pregunta.

Claro que no tiene nada especial, pero igual así me sorprendió porque antes no se solía ofrecer en Chequia agua del grifo en los restaurantes. Todos tomaban agua mineral, refrescos -limonády-, jugo de frutas –ovocný džus- o cerveza –pivo-. Y si pedían agua -vodu-, querían agua en botellas de plástico –vodu v PET lahvích-. Nadie pedía agua corriente, aunque a lo mejor en casa la tomaban todos -pili ji všichni-.

Las cosas van cambiando. Actualmente incluso los especialistas –odborníci- afirman que tomar agua potable es saludable –zdravé-, ecológico –ekologické- y moderno –moderní-.

Y también más barato –levnější- y más sabroso – lahodnější- si el agua potable –pitná voda- es de calidad. Además, si dejas correr un rato el agua fría -když necháš téct chvilku studenou vodu-, no necesitas agregar hielo –přidat led- al vaso –do skleničky-.

He leído que el agua corriente en Chequia es de alta calidad –vysoké kvality- y que los controles de ésta son muy rigurosos -velmi přísné-.

Según un reciente sondeo de opinión, el agua potable la consume más del 80 por ciento de los checos, aunque muchos toman también aguas gaseosas embotelladas. Pero cada vez más personas consideran el agua embotellada –balenou vodu- como un lujo totalmente innecesario –zcela zbytečný luxus-. ¿Sabías que desde 2005 el consumo de agua en botellas se redujo en Chequia en un cuatro por ciento aproximadamente? Pero en comparación por ejemplo con Gran Bretaña, donde disminuyó en un nueve por ciento, es poco todavía –je to ještě málo-.

Todo eso puede ser cierto, pero igual así personalmente prefiero tomar -pít- agua con gas embotellada –sycenou balenou vodu-. Considero que el agua sin gas –voda bez bublinek- sirve para que uno pueda bañarse en ella –vykoupat se v ní-, o para que naden en ella los peces –aby v ní plavaly ryby- y no para tomar. Además, el agua sin gas me hace mal –nedělá mi dobře-.

Cada uno tiene sus gustos, pero no exageres –nepřeháněj-, y trata de cambiar tus costumbres. Los médicos dicen que tomarse unos cuatro litros de agua al día –vypít asi čtyři litry vody denně- es importante para la salud.

Si tomara tanta agua, me transformaría en un sapo o un pez –byla by ze mně žába nebo ryba-. Por eso, además del agua con gas, suelo tomar cerveza –piji pivo-. Y si quieren pasar un rato ameno después de esta lección de checo, recomiendo visitar un festival de la cerveza -pivní festival- y olvidarse al menos por un rato del agua.

Veo que no tienes remedio. Haz lo que quieras, pero yo recomiendo a nuestros alumnos repasar al menos una vez las nuevas expresiones que acaban de aprender. Y no olviden que dentro de una semana podrán asistir a una nueva clase de checo, por medio de Radio Praga.

02-12-2010