Hacienda no quiere bonificaciones para los directivos de ČEZ

09-06-2015

El Ministerio de Hacienda, por medio del cual el Estado es dueño de casi el 70% del grupo energético ČEZ, ha propuesto que los miembros del consejo de la compañía no cobren este año el bonus procedente de los beneficios.

Foto: ČT24Foto: ČT24 La empresa eléctrica ČEZ, controlada en un 70% por el Estado checo, comenzó en el año 2001 una práctica comúnmente extendida entre las compañías privadas: el pago de bonus a los miembros de su consejo de supervisión y a su junta directiva en virtud de las ganancias que pudiese tener el negocio.

Eran tiempo mejores y nadie dijo no, pero ahora el Ministerio de Hacienda, en vista de la caída de la rentabilidad de la eléctrica, ha decidido acabar con este privilegio para reducir los costes de la empresa. El pago propuesto a los consejeros asciende a cerca de un millón de euros, algo que desde Hacienda quieren frenan a toda costa.

El consejo de administración, dijo en mayo que propondría un dividendo de 1,46 euros por acción antes de impuestos para el año pasado, la misma cantidad que en 2014 y 2013. El portavoz ČEZ, Ladislav Kriz, dijo que tales dividendos se repartirían entre los accionistas y el Estado.

Ahora, el Ministerio propone mantener el mismo dividendo, pero la pregunta es qué cantidad se utilizará a partir de las utilidades retenidas de años anteriores. "Sólo los accionistas pueden tomar una decisión sobre los dividendos y bonos, así como su monto", dice Kriz.

Y es que la eléctrica ha visto cómo sus beneficios caían un 36% en términos anuales, lo que reduce los dividendos a repartir y de ahí la intención de Hacienda de cortar el grifo de las bonificaciones alegando, además, “un cambio de mentalidad” del modelo de negocio.

09-06-2015