Éxito checo en el europeo de pista cubierta en París

07-03-2011

Los atletas checos conquistaron inesperadamente cuatro medallas en el Campeonato de Europa en pista cubierta celebrado durante el fin de semana en París. Con dos preseas de oro, una de plata y una de bronce, la República Checa se ubicó en el sexto lugar del medallero.

Petr Svoboda, Denisa Rosolová y Jaroslav Bába, foto: ČTKPetr Svoboda, Denisa Rosolová y Jaroslav Bába, foto: ČTK Petr Svoboda conquistó el primer oro checo el pasado viernes en París en la prueba de 60 metros vallas. El corredor esta vez logró confirmar el papel de favorito y no repitió el error del año pasado cuando en Barcelona tropezó en la final y terminó en sexta posición.

“Para mí es una fuerte emoción. He logrado mi primera medalla de oro importante, lo que deseaba toda la vida. Por fin he materializado mi trabajo y esfuerzo. En Barcelona no me salió, así que ahora siento una gran satisfacción, aunque es sólo un campeonato en pista cubierta. Pero es un oro que nadie me quitará”, expresó.

Si bien el oro de Svoboda se esperaba en la pista de 60 metros vallas, la competidora Denisa Rosolová sorprendió a todos en la pista de 400 metros lisos al proclamarse campeona europea. La competidora ganó con un tiempo de 51,73 segundos, mejorando notablemente su marca personal.

“Me alegro mucho. Ni siquiera pude llorar de alegría por el cansancio que sentí tras cruzar la meta, sólo pude tirarme al suelo. De haber sido más igualada la prueba, lo habría vivido de manera más emotiva, pero yo sabía ya en la recta final que iba a ganar”, sostuvo.

Roman Šebrle, foto: ČTKRoman Šebrle, foto: ČTK Mientras Rosolová conquistó su primera medalla europea, el veterano de la delegación de atletas checos, Roman Šebrle, logró en heptatlón su sexta presea consecutiva en un Campeonato de Europa en pista cubierta. El competidor, de 36 años, que ganó el bronce se despidió así a lo grande de esta competición que no volverá a disputar por su edad dentro de dos años, según dijo.

“Me alegro de haberme despedido con la frente alta en los campeonatos en pista cubierta. Me voy, encontrándome en la cumbre de mi trayectoria. He tenido que defenderme con uñas y dientes. Disfruté mucho la ceremonia, uno nunca sabe si es la última de su carrera”, mencionó.

El saltador de altura Jaroslav Bába completó la colección de medallas checa, tras lograr la plata al superar los 2,34 metros. El checo se ubicó por detrás del ruso Iván Ukhov que saltó cuatro centímetros más.

07-03-2011