Si no se rompe con el pasado se vive en complicidad con él

02-06-2007

Con este espacio, "Del Totalitarismo a la Democracia", Radio Praga trata de ofrecer un vistazo sobre lo que ha representado el proceso de transición en la República Checa. Este espacio está dedicado a todas las personas interesadas en conocer detalles sobre la transformación checa desde la dictadura comunista hasta la democracia, por lo que creemos que encontraremos muchos radioescuchas en Cuba, donde importantes sectores de la población se preparan también para un proceso de cambio pacífico en la Isla.

En esta ocasión conversaremos con el Sr. Fredo Arias-King, experto en estudios de Europa Central y del Este. El tema sobre el cual girará nuestra conversación es la venidera conferencia del Grupo de Visegrado acerca del desmantelamiento de los aparatos represivos tras el término de la Guerra Fría. Soy CGS y les doy la bienvenida al programa.

En los próximos días (11, 12 y 13 de junio) se va a celebrar en la República Checa una conferencia sobre la reforma de los servicios secretos en países que e han desprendido de sistemas represivos. ¿Qué lecciones se pueden aprender de un seminario como éste?

"La principal lección es que los antiguos aparatos represivos, que son la cara más fea de las dictaduras, es el segundo foco de atención en el cual se debe centrar una transición. Después de este proceso, si los demócratas que llegan al poder no reforman los servicios secretos del previo régimen, surgen luego una serie de problemas que afectan no solamente al desempeño económico y político, sino también la constitucionalidad del país".

Después del desmoronamiento de un régimen totalitario, los ex funcionarios de la policía política se protegen entre ellos, ya que se hallan en un círculo de influencia muy poderosa. A veces disponen de entrenamiento militar, acceso a información, armamento, etc.

"Es verdad, pero siempre es mejor tener a esa gente en la calle que en puestos de influencia. Es mejor tener a una policía nueva y luchando contra estos elementos extra constitucionales. Si no se disuelve la policía política, como sucedió en Rusia, nos hallamos luego ate una captura de Estado, como con la KGB. Mientras que en países como la República Checa la política es mucho más sana debido precisamente a que se procedió a desmantelar los servicios secretos".

¿Cómo se desmantelaron las estructuras represivas en República Checa?

"Fe un proceso de varios pasos, aunque no fue perfecto. Pero fue uno de los más avanzados en toda la región. Los primeros pasos se dieron gracias a la voluntad política de gente como Václav Havel y otros líderes de la disidencia. Ellos como sabían bien los métodos mediante los cuales reprimían estos servicios, decidieron disolverla inmediatamente. Luego hubo varios otros pasos".

¿Cómo podrías resumir tus conversaciones con varios de los protagonistas de estos procesos de transformación en Checoslovaquia, con los cuales has tenido mucho contacto?

"Jaroslav Basta Jan Ruml, entre otros, fueron los líderes del desmantelamiento de este régimen. Sin venganzas ni mucho menos. Esto se hacía más bien por transparencia administrativa, sabían que podía ser una amenaza para su nuevo gobierno. Yo usaría una frase de un sovietólogo británico llamado Timothy Garton Ash, que decía: "Si no rompes con el pasado vives en complicidad con él".

Volviendo al tema de la conferencia que mencionábamos al inicio tenemos entendido que participan expositores de Hungría, República Checa, Eslovaquia y Polonia. ¿Qué es lo que se proponen tras este evento?

"Aparentemente lo han querido organizar de tal forma que se puedan estudiar los países de Visegrado, es decir los cuatro que acabábamos de mencionar. Aunque haya reformas muy útiles en otros países, tales como Estonia, o ejemplos negativos en otras naciones como Rusia, pero por alguna razón se decidió hacer de esta forma. Y dentro de estos cuatro países se puede encontrar una gama muy diversa de temas, por ejemplo en Polonia, donde casi no se aplicaron reformas porque pensaban que eso desestabilizaría al país. Ahí se concentraron más en las reformas económicas. Pero más tarde se dieron cuenta que las reformas económicas siempre tienen una base política y si no se hacen reformas a los servicios secretos estos se pueden apoderar de varios sectores de la economía".

¿Cuál podría ser la lección de esta conferencia para países que aún permanecen bajo un sistema represivo?

Vaclav HavelVaclav Havel "Más o menos se sabe lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer, pero no de una forma práctica y las publicaciones que saldrán de esta conferencia estarán destinadas a los futuros personaje como Havel de otros países como Afganistán, Corea del Norte, Cuba, Bielorrusia, donde aún hay regímenes antisociales. Pero es paradójico que aún en el año 2007 haya mucho demócratas que no sepan cómo afrontar una situación de reformas y que haya tan poco conocimiento acerca de los procesos de transformación de los países de Europa Central y del Este".

¿Y se pueden aplicar las experiencias de Polonia, República Checa, entre otros, a procesos de transición en países culturalmente tan distantes?

"Hay que evitar caer en la trampa de lo que se conoce como el excepcionalismo nacional. Todos los países pueden mejorar. Ahí está España, Polonia, Irlanda, que antes eran el hazme reír de Europa, pero que decidieron dejar de lado sus particularidades propias y su historia de represión, de victimización, para reinventarse y convertirse en estados modernos que pueden competir con lo mejor de lo mejor. Y si los disidentes de un determinado país consideran que alguna reforma exitosa no va a funcionar en el caso de su país, quiere decir que no están haciendo lo adecuado y su transición fracasará".

02-06-2007